A la caza de octubre

Los equipos ya están listos para salir a la cancha. Cada uno dará lo mejor de sí y mostrará lo peor del otro para lograr la victoria… o tal vez lo que mejor se hace es atacar al adversario y dejar vacío el casillero de las propuestas y programas de gobierno. Oficialmente, señoras y señores, se inaugura la campaña presidencial temporada 2019.

Quedó demostrado el domingo pasado a las 0 horas que Argentina quedó inmersa en una división marcada, no así la grieta. De un lado, una ultraderecha que tiende al centro por tener matices progresistas como apoyo al aborto legal. Del otro, una izquierda cerca del centro por pedir mesura y tener como objetivo principal ir al FMI para renegociar los términos del pago de la deuda contraída en estos últimos 12 meses. Claramente el sistema de partidos, que poca estructura tuvo en 2015 y 2011 (últimas elecciones presidenciales) ha dejado de existir. Por ejemplo, todos los espacios políticos son frentes, alianzas y hasta rejuntes (en su peor versión). No hay estructura partidaria ni organicidad alguna que siquiera pretenda dar la sensación de que hay historia e ideas específicas en juego.

En primera instancia, las PASO (a las cuales muchas veces se les baja el precio) marcarán como forma de consulta popular previa, una tendencia que se verá en la contienda de octubre: los votos serán en el sentido de un bloque o el otro. En definitiva Frente de Todos y Juntos por el Cambio serán los polos que atraerán en su mayoría la oferta electoral.

 

Fagocitados por el ancho callejón del medio

Al principio del armado de espacios la idea de Roberto Lavagna generó interés y optimismo. Un probo político, con buena imagen, sin causas de corrupción en contra y con el mérito de ser el hacedor de la gesta más simbólica del siglo XXI en la Argentina, como sacar al país del default, renegociar la deuda y crecer “a tasas chinas” en la economía, prometía ser la figura de consenso. Ni Macri ni Cristina. Empezó a hablar con sectores del peronismo no kirchnerista, el socialismo y el radicalismo díscolo que no está de acuerdo con Cambiemos. Pero al fin y al cabo, ese agujero negro lo devoró. La dinámica de la política misma lo hizo subsumir ahora a presentarse con una propuesta casi timorata, como fuera del radar. Lo que sí marcó su presencia es que tanto Macri como Cristina hicieron algo que Lavagna marcó como pauta: la polarización iba a generar muchos heridos, convertir en masacre a la escena política nacional. Por eso ambos frentes tuvieron que volver en sus pasos y tomar medidas con tendencia al centro. Esto es Alberto Fernández como candidato y CFK de vice y Macri eligiendo a Miguel Ángel Pichetto (hombre del peronismo, armador del Senado y comandante de varios generales en su haber) como su vice, ampliando hacia un sector del peronismo del interior, donde el Gobierno necesita juntar votos.

Este escenario parece mostrar que habrá dos balotage: uno en octubre y otro, el propiamente dicho, allá por finales de noviembre. Esto se explica como la forma más alta de polarización de estos espacios, donde no se discutirán ideas propias  ni programas. La elección nuevamente será en el terreno puramente ideológico: se elige lo uno o lo otro. Se elige deuda ó consumo interno, tarifas altas con la promesa de un mejor porvenir ó producción local y rearmado del tejido social. Ahí radicará entonces la lucha para conseguir la victoria en las urnas.

RJT TV

Las mejores noticias de la TV, en un solo lugar


 

Radio Revista Salta vivo

 

Staff profesional 2019

Director:
Dr. Sergio M. Aguilera
Periodistas:
Gabriel Matera

Satiricon

Previous ◁ | ▷ Next

Publicidad

Nuestra agencia de noticias es
Telam

Publicidad

Registro

Publicidad

Publicidad

RJTTV

Anuncio

Anuncio

Descargue nuestra aplicación

 

Descargue nuestra aplicacion...

Publicidad

Seguinos en twitter

Seguinos en facebook

Publicidad

Sociales

Previous ◁ | ▷ Next

Copyright © 2014. Todos los derechos reservados para Nuevasalta Multimedios.