El Gobierno nacional envió al Congreso un informe de avance del proyecto de ley de Presupuesto 2025, que será el primero de la gestión de Javier Milei. Luego de las sanciones de la Ley de Bases y el Paquete Fiscal, que llevaron seis arduos meses, se anticipa que el oficialismo tendrá por delante con este tema una discusión también compleja, bajo el desafío de construir mayorías y en un nuevo episodio donde pesarán los gobernadores. En el documento de 57 carillas, el Poder Ejecutivo realizó una descripción del contexto macroeconómico, los lineamientos y prioridades generales de las políticas presupuestaria y financiera y las relaciones fiscales con las provincias. También presenta un análisis de la ejecución presupuestaria al 31 de mayo de 2024, luego que al asumir Milei decidiera prorrogar el Presupuesto 2023. De acuerdo a las proyecciones realizadas “al inicio del proceso de elaboración del presupuesto”, se estima que este año concluirá con una inflación de 139,7% y el dólar a 1.016 pesos. “Mantener el equilibrio fiscal será un compromiso ineludible de gobierno, priorizando el acompañamiento social de los sectores más vulnerables, revalorizando el trabajo como elemento organizador e integrador de la sociedad y profundizando la modernización y simplificación del Estado con el objetivo de lograr un servicio público eficaz y eficiente. Para 2025 se continuará con el fortalecimiento de las áreas de defensa nacional y seguridad interior para el resguardo de la soberanía territorial”, se resumió en uno de los párrafos. En ese sentido, se remarcan “cuatro grandes ejes que guían la gestión del Gobierno nacional”. El primero tiene que ver con el equilibrio fiscal sostenido, “adoptando medidas audaces que permitieron avanzar de forma más rápida de lo previsto hacia el equilibrio fiscal, la desaceleración de la inflación, la mejora del balance del Banco Central de la República Argentina y el fortalecimiento de las reservas internacionales”. “Durante 2025 se plantea mantener las condiciones de estabilidad macroeconómica que permitan el despegue definitivo de las potencialidades productivas del país, generando un ambiente favorable para el incremento de la inversión privada, una mejora de la productividad, y el crecimiento de la actividad, del empleo y los ingresos”, agrega. En segundo plano, el PEN menciona que promoverá “el acompañamiento social sin intermediaciones, realizando esfuerzos significativos para ampliar la asistencia social a madres y niños en los sectores más vulnerables y proteger el poder adquisitivo de las jubilaciones y pensiones”. “Es prioridad de esta gestión continuar con la política de déficit cero, fortaleciendo la eficacia y eficiencia del gasto público, haciendo énfasis en la reducción del gasto político para dar prioridad al sostenimiento de ingresos de los sectores de mayor vulnerabilidad”, afirma. El tercer eje tiene que ver con el objetivo de “la modernización y simplificación del Estado” para “no entorpecer las condiciones para el desarrollo del sector privado, favoreciendo la libre empresa”. “En tal sentido se trabaja también en la simplificación de las acciones y procesos, digitalizando y simplificando trámites, desburocratizando y eliminando intermediarios en sus acciones”, señala. Finalmente, en el informe se marca como cuarto eje “el equipamiento y modernización de seguridad y defensa”. “Esta gestión considera que para que un país sea próspero debe sostener firmemente su soberanía territorial y para ello debe contar con Fuerzas Armadas capaces de defender sus fronteras y erradicar o desalentar posibles amenazas externas. En tal sentido el fortalecimiento y revalorización de las fuerzas de la Defensa continuará siendo una prioridad como así también será prioridad seguir dotando a las fuerzas federales del equipamiento necesario y de la capacitación continua para garantizar la seguridad interior como un derecho de todos los argentinos, con énfasis en la prevención del delito y la investigación del crimen organizado”, expresa el PEN. El proyecto, que de acuerdo a la Ley de Administración Financiera debe ser enviado el 15 de septiembre, planteará, según informó el Gobierno, las “metas fiscales que se basan en el mantenimiento de las políticas que apuntalan la demanda agregada y un incremento de los recursos fiscales de la mano de un aumento de la actividad, del empleo y de los ingresos reales, dando sostenibilidad al sendero de crecimiento en un contexto de reducción de déficit fiscal”. “El Gobierno nacional continuará con el compromiso de seguir profundizando el mercado de capitales, dotando de nuevas y mejores herramientas al sector privado y respetando los marcos de sostenibilidad de la deuda pública. Una reducción del déficit sumado a un mayor financiamiento en moneda doméstica y financiamiento de organismos internacionales y bilaterales de créditos permiten evitar las transferencias del Banco Central al Tesoro Nacional”, insistió el Ejecutivo.

Por redaccion

Los articulos publicados por nuestra redaccion, corresponden a una seleccion de noticias destacadas realizada por nuestros periodistas asociados.