Bajo el concepto “Otros”, los diputados nacionales recibieron este mes un “plus” de 750 mil pesos, que sumado a lo percibido por la dieta (1,5 millones) más 331 mil pesos por el ítem de desarraigo asciende a 2,5 millones. El monto fue depositado sin recibo, según confirmaron a parlamentario.com fuentes del oficialismo y la oposición. Varios incluso interpretan que se trata de un “aumento para los gastos de desarraigo”, que era la principal queja del retraso en los sueldos. Pero fue otorgado a todos por igual, más allá de su lugar de residencia. El pasado 7 de junio, durante el brindis por el Día del Periodista, el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, confirmó que el incremento estaba firmado, y había sido comunicado a los jefes de bloques. Menem también afirmó que sería en cuotas, pero evitó precisar el porcentaje. Durante la sesión del 4 de junio había circulado el número de 80%, que desde la Presidencia se encargaron de negar. El riojano tampoco ocultó estar en desacuerdo con una suba. Al final de esa misma semana se pagó a los diputados esta suma extra. Sin embargo, la resolución de Menem fijando el aumento nunca se conoció y no hay claridad sobre cómo serán las próximas cuotas. Si se toma sobre el valor de la dieta, los 750 mil pesos representan un 50% de aumento. Ahora, sobre la base del monto que se cobró por desarraigo, sería de más del 100%. Como se dijo más arriba, igualmente fue depositado a todos los legisladores, independientemente de la distancia en la que vivan. El reclamo por el aumento en las dietas de diputados, que estaban congeladas desde fines del año pasado, viene por parte de la oposición desde el tratamiento de la ley de Bases en abril. Menem había prometido abordar la cuestión una vez que pasara ese debate. El malestar se intensificó cuando, del otro lado de Pasos Perdidos, los senadores se aumentaron más del doble sus dietas y, a través de la resolución votada a mano alzada en el recinto, volvieron a “engancharse” con los incrementos que por paritarias se otorgan a los empleados legislativos. Esto último incluso habría provocado hace semanas atrás que las dietas de los senadores se fueran a los 8 millones de pesos en bruto, pero ante la reacción claramente adversa que provocaría -ya había pasado en abril-, los bloques decidieron renunciar a esa suba. En Diputados, Menem admitió que “no podía permitir” que el tema se llevara al recinto. Y entonces el incremento se acordó con los bloques, teniendo como referencia la inflación, según comunicó a la prensa acreditada el Día del Periodista.

Por redaccion

Los articulos publicados por nuestra redaccion, corresponden a una seleccion de noticias destacadas realizada por nuestros periodistas asociados.